El vertiginoso crecimiento de las redes sociales en Latinoamérica


Cuando se desató a principios de año el conflicto entre la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner y el sector agrario por los impuestos a las exportaciones, surgieron grupos en apoyo y en oposición a la mandataria desde la red social Facebook, una de las más populares en el mundo. Con aseveraciones como “Odio a Cristina” o “Cristina yo te banco (te apoyo)”, la web 2.0 permitió a los ciudadanos generar debates y expresarse sin censura.

Las redes sociales ya congregan a más de 230 millones de personas en todo el mundo. En Latinoamérica se espera un gran crecimiento para 2008: se espera que alcance el 12% del total de usuarios a nivel mundial, de acuerdo con datos de  Internet World Stats, sitio web de estadísticas internacionales. Mientras que según las estimaciones de la consultora online comScore realizadas en marzo, la cantidad de usuarios de Internet en los cinco principales países de la región: Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México, llegó a más de 47,5 millones. Si a esto sumamos los usuarios de Internet en Puerto Rico y los hispanos de Estados Unidos, la cantidad supera los 67,5 millones de hispanohablantes.

Christian D. Doyle, profesor de Tecnologías de la Información de la Universidad Austral, en Argentina, explica que “el objetivo principal de las redes sociales virtuales es agrupar individuos que tienen necesidades ares. Éstas pueden ser laborales, sentimentales, sociales, lúdicas, etc., todo depende de la red social vinculante. De esta manera, de forma gratuita o muy económica, ayudan a las personas miembro a conseguir lo que buscan o quieren”.

Pero lo ocurrió con Cristina Kirchner no es ninguna novedad, tampoco que su hija Florencia tenga un Fotolog con todas las imágenes de su vida social. Hasta el candidato presidencial de EEUU Barak Obama tiene su propio perfil en Facebook y ha puesto grandes esfuerzos en difundir su mensaje por Internet. Tal parece que ésta es una de las aristas del futuro de Internet, ya que los políticos argentinos, en vistas a las próximas campañas para legisladores en 2009, pondrán en marcha la creación de sus perfiles en redes sociales y se están contratando periodistas especializados para esos fines.

Martín Becerra, profesor de la Universidad de Quilmes e investigador del Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) de Argentina, apunta que “los políticos utilizan esta herramienta como una forma de afinidad selectiva. O sea, que se terceriza la capacidad de relación y se logra acceder más fácilmente a otros perfiles, como los jóvenes”.

Desde Sonico, una red social que nació en Argentina con el fin de llegar al resto de Latinoamérica, Portugal y España, se conectan más de 26 millones de usuarios. Tomás O´Farrel, socio y Chief Marketing Officer de la empresa detalla que “el equipo que hace Sonico cree firmemente que hace falta una red exclusiva de la cultura latina, que contemple los usos característicos que sus miembros le dan a la Web. La particularidad de nuestro público es que utiliza Sonico como soporte online de su vida offline. Los amigos que tienen en sus cuentas son en su inmensa mayoría sacados directamente de su vida habitual; en otras palabras, son reales, y no producto de una acumulación de contactos”.

En este análisis coincide el profesor Becerra debido a que “si bien los latinos tenemos predisposición a encontrarnos cara a cara, los internautas argentinos somos de los que más usan esta forma de comunicarse porque nos gusta estar en contacto. Es decir, las redes sociales son un complemento de nuestra forma de socializar. De hecho, desde Internet se organizan encuentros cara a cara, como por ejemplo recitales”.

Sin embargo, Becerra advierte sobre un efecto negativo en las comunidades virtuales: “Es una concepción hipergenerosa y exagerada del concepto de amistad. Porque creo que escribirles en una semana a unos 500 contactos es suficiente para no poder hacer otra cosa, es imposible”.

Una de las tendencias dentro de las comunidades virtuales es la especialización o la caracterización por temas, como las que agrupan personas que comparten iniciativas solidarias. Pero las que crecen a un ritmo acelerado son las que vinculan profesionales, como LinkedIn, que nació hace 5 años. “En mi opinión –dice Doyle-, el mayor efecto o resultado positivo de una red que vincule contactos laborales o profesionales, es la oferta de empleo y de proyectos. Esto permite que las personas se puedan asociar independientemente de la ciudad o el país en donde viven; posibilita que se desarrollen nuevas ideas de negocios y que se generen empleos a nivel virtual o a distancia. Creo que este tipo de redes está cambiando la estructura de la relación laboral de una manera altamente positiva”.

En el caso de Sonico, “este tipo de redes verticales son también muy útiles como herramientas de trabajo. En Sonico estamos trabajando en ello para poder facilitar a todos los usuarios segmentar su perfil entre contactos “laborales” y contactos “personales”, afirma O´Farrel.

Hacia la rentabilidad

Más allá de ser utilizadas como vía de contacto, las redes sociales más conocidas como Facebook, MySpace, Hi5, Orkut, entre otras, tratan de buscar la forma de ser rentables. Doyle, de la Universidad Austral, sostiene que “mientras más miembros vincule una red, y más datos mueva, seguramente se convertirá en una empresa capaz de facturar una suma interesante, principalmente a través de la venta de espacio publicitario (banners, pop-ups, etc.). Este tema puede ser que moleste a algunos usuarios, sobre todo a aquellos que prefieren navegar o interactuar tranquilos y no les agrada ser “invadidos” por la publicidad; o puede que agrade a algunos otros, ya que se pueden topar con ofertas interesantes. Todo depende de cada individuo”.

Dependiendo de la fuente de la investigación, los ingresos mundiales por publicidad en Internet estarían entre los 50.000 y los 80.000 millones de dólares anuales para 2010. La posibilidad de segmentar a la comunidad por edad, sexo y localidad, entre otras opciones, hace que las redes sociales sean de gran atractivo para los anunciantes y para las agencias de publicidad. Hasta ahora, las estrategias más utilizadas son la publicidad online, las recargas online de celular, los servicios de valor agregado (crear álbumes personalizados y solicitar su impresión) y los servicios móviles (alertas de cumpleaños vía SMS, regalos virtuales, etc).

De todas formas, el circuito económico en Internet está en una etapa de adaptación y no todas las empresas lo ven como un negocio. Doyle indica que “todavía falta mucho para que las empresas se adapten en gran parte o por completo a este mercado. Muchas multinacionales ya lo están haciendo. Por ejemplo, Nike ya está destinando el 70% de su presupuesto publicitario a Internet”. En este sentido, añade Doyle, “ya comienza a haber una tendencia liderada por las grandes empresas. Pero lo cierto es que todavía falta mucho, y más aquí en la Argentina, donde hay una gran cantidad de empresas que siguen viendo a Internet como un mercado de vidrios de colores y tapitas de botella, restándole la importancia que realmente tiene, y la que va a tener”.

Según la experiencia de Sonico, explica O’ Farrel, “las empresas y agencias progresivamente están descubriendo el potencial y las bondades de las redes sociales como medio y canal para llegar a sus audiencias. Este año veremos grandes avances en este campo”.

Guillermo Riera, director de We Media Buenos Aires –evento organizado para analizar las nuevas formas de comunicación–, agrega otra característica de la publicidad online: “Algunas han logrado darle un uso inteligente, haciendo que los avisos tengan relación con el perfil del usuario o con sus intereses. Lo cual le agrega un beneficio adicional al usuario, ya que éste puede encontrar en los avisos publicitarios una herramienta más para hacer su tarea”.

Por otro lado, muchas redes sociales han recibido el apoyo económico de inversores privados que apuestan a un promisorio futuro de esta nueva forma de comunicación. MySpace fue comprada en 2005 por News Corp. en U$S 580 millones; y en 2007 el 1,6% de Facebook fue adquirida por Microsoft en U$S 240 millones.

La punta del iceberg

Después del mail, el chat, el fotolog, el blog personal, entre otras herramientas de comunicación virtual, las redes sociales aparecen como una nueva forma de interactuar en el mapa mundial. Estas “ventanas al mundo” permiten que una persona pueda dar a conocer toda la información que desee sobre su vida y mostrarla en el ciberespacio.

Según Guillermo Riera, ésta es sólo la punta del iceberg: “Por primera vez en la historia de la humanidad cualquiera de nosotros tiene la capacidad de comunicarse masivamente. Esto es un cambio histórico, porque ya no hay pocas fuentes de información y muchos lectores. Ahora hay ilimitadas fuentes de información (de distintas calidades, claro), y un número enorme de lectores que potencialmente también son generadores de información”.

“Yo haría una analogía con los viejos clubes sociales, en los que los varones, por ejemplo, se encontraban con la excusa de jugar tenis. Pero ahora esa socialización es a nivel planeta, antes era reducido a un sexo o clase social”, ejemplifica Becerra.

En su opinión, uno de los desafíos es integrar más capas poblacionales ya que “no todos los sectores sociales acceden a Internet, pero con el tiempo crecerá la penetración, por eso hay potencial de que crezcan mucho las redes sociales”. Para ponerlo en perspectiva, en Argentina hay una penetración de Internet de solo el 22% de la población.

La tendencia indica que en el futuro cercano las comunidades de tipo horizontal le cederán protagonismo a las de tipo vertical (más específicas y segmentadas). “Sonico se inscribe en el segundo grupo, ya que su foco está puesto en los usuarios de habla hispana, atendiendo a sus costumbres propias”, dice O’ Farrel.

Según la mirada de Doyle, “las redes sociales tienen mucho futuro por delante, de hecho, están en expansión constante. Creo que en los próximos años veremos el nacimiento de nuevos núcleos de socialización virtuales que apuntarán a la diversidad, y que unirán individuos dentro de ella. Estamos frente a una verdadera revolución tecnológica-social como nunca antes se dio en la raza humana… aún no hemos visto nada”.

En sintonía con Doyle, el director de We Media reflexiona que hace pocos años “nadie tenía en mente a Facebook, LinkedIn o YouTube. Hoy nos parece que siempre hubieran estado allí. Lo cierto es que el número de usuarios de redes sociales en la región sigue multiplicándose. En los países del primer mundo el crecimiento parece haberse frenado un poco, pero el uso sigue siendo intenso. No podemos saber si seguirán siendo lo que son hoy en día o si se convertirán en otra cosa. Lo que sí es indefectible es que las nuevas herramientas tecnológicas han abierto una puerta adicional a la comunicación entre las personas sumamente interesante y con un potencial inimaginable”.

Fuente: Universia Knowledge@Wharton

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: